Ser o no ser… Linuxera, ¡ésa es la cuestión! – Por Jessica Suárez

En esta oportunidad les compartimos una nota publicada por Jessica Suárez en su sitio, en el cual deja bien en claro que “GNU/Linux sí es para niñas”.

Ser o no ser… Linuxera, ¡ésa es la cuestión!

¡Ser, o no ser, ¡ésa la cuestión! ¿Qué debe más dignamente optar el alma noble entre sufrir de la fortuna impía el porfiador rigor, o rebelarse contra un mar de desdichas, y afrontándolo desaparecer con ellas?

Logo de Diario de una linuxera

Diario de una linuxera

Ser o no ser linuxera, ¡esa es la cuestión! Para mí ser linuxera no implica usar un sistema GNU/Linux y ya, porque gusta, porque mola, porque es diferente, no. Ser linuxera es una “etiqueta” que me pega porque es pura filosofía, es pura libertad. Algo que siempre defendí y defenderé a lo largo de mi vida también es aplicable a la informática, descubrir eso es maravilloso, un motivo más por el que seguir en el mismo camino.

Un camino lleno de obstáculos, pero con vistas hermosas y buena compañía que varía según la dirección que se tome, siempre se encuentra a alguien que te acompañará un buen trecho, incluso otros se quedarán durante todo el camino y te enseñarán todo lo que puedan, ya sea a instalar tu primer Ñú, a saber por qué tu wifi no funciona, a crearte un perfil en redes sociales libres, o a montar y personalizar un blog. Porque los conocimientos son libres y los compartimos unos con otros, porque creemos en lo que usamos y consideramos que otros deben tener la misma oportunidad, porque nos sentimos bien ayudando y porque nos gusta lo que hacemos.

¡Somos linuxeros y estamos orgullosos de serlo! Cada uno en su sitio, pero unidos por una misma causa.

Ser o no ser, ¡la alternativa es esa! Si es a la luz de la razón mas digno sufrir los golpes y punzantes dardos de suerte horrenda, o terminar la lucha en guerra contra un piélago de males.

Ser o no ser linuxera, ¡la alternativa es esa! Para mi no hay otra que usar GNU/Linux y Software Libre para seguir manteniendo lo más protegidas posible mi libertad y privacidad, porque “yo no soy nadie” pero me vigilan igualmente como al resto de la humanidad. La información es poder y La Élite absorve toda la que puede, pero estamos equivocados cuando creemos que sólo nos vigilan instituciones gubernamentales, ese es nuestro menor problema, las empresas; por ejemplo, necesitan nuestra información para seguir con su negocio… ¿No lo crees? Fíjate en la publicidad que te ofrece El Gigante, o tu red social privativa favorita, ¿coincide con tus gustos?  ¿Por qué será?

Ser o no ser… He ahí el dilema. ¿Qué es mejor para el alma, sufrir insultos de Fortuna, golpes, dardos, o levantarse en armas contra el océano del mal, y oponerse a él y que así cesen?

Ser o no ser linuxera… He ahí el dilema. Muchos me tachan de extremista, de radikal, de Stallmanista, de friki, de antisistema y muchas cosas más, por no hincar mis rodillas al suelo y doblegarme ante “lo común”, por no usar herramientas que convierten al usuario en usado, por no usar sistemas operativos que obligan a sus “usados” a utilizar la última versión dejando obsoleto a mi equipo, por ser libre. ¡Qué lástima que para ser “normal” haya que entrar por el aro y tomar actitud de oveja! He de confesar que disfruto más siendo la oveja negra apartada del rebaño, conectada con otras ovejas negras, de otros rebaños, en protocolos y redes libres; descentralizadas.

Ser o no ser, todo el problema es ése ¿qué es más noble al espíritu, sufrir golpes y dardos de la airada suerte, o tomar armas contra un mar de angustias y darles fin luchando?

Ser o no ser linuxera, todo el problema es ése. Parece que a algunas personas no les ha gustado que haya tomado un camino independiente y no forme parte de ningún grupo, otras me echan de menos y me envían correos para unir mi blog al suyo, ¡y así ser más fuerte! Y otras más profesionales se pasan a comentarme con soberbia para darme lecciones y demostrar que saben más que yo. Es normal que me equivoque, aún soy una principiante, aún así todo esto es recibido con una sonrisa porque gracias a ello sigo aprendiendo y compartiendo lo aprendido.

En más de una ocasión he pensado en tirar la toalla por el desprecio a mi trabajo y al de los compañeros que me ayudan, pero cuando percibo el respeto y el apoyo de muchas personas y otras pasan horas buscándome por la red para poder contactar conmigo; personas que deciden cambiar sus hábitos porque creen en lo que cuento y en lo que hago, se me olvida todo y continúo con la vista al frente y el paso firme, hacia adelante sin importarme nada porque soy feliz con lo que hago. En contra de lo que puedan pensar algunas personas, no busco fama ni beneficio económico con todo esto, simplemente soy una chica más que disfruta compartiendo lo que sabe y demostrando que se puede vivir de otra manera; una linuxera más.


Nota original: https://diariodeunalinuxera.com/2016/07/04/ser-o-no-ser-linuxera-esa-es-la-cuestion/

Sergio

Estudiante avanzado de TPI

5 comentarios:

  1. Muchas gracias por difundir!!!

    Un saludo 😉

  2. Me encantó el artículo! Gracias Jessica por esa claridad y gracias Sergio por compartirnoslo

Deja un comentario